miércoles, 1 de febrero de 2012

Estilo de vida

El estilo de vida es uno de los determinantes de salud y, al igual que el que se refiere a la biología, es de carácter personal, pero con un perfil más esperanzador ya que podemos actuar sobre él. La salud no sería educable si uno de sus pilares no fuera este. El estilo de vida de una persona se transmite de forma educacional durante el proceso constante de socialización y, desde la perspectiva sanitaria, se refiere a conductas o comportamientos que afectan a la salud. Hay que tener presente la gran influencia que ejerce la publicidad sobre el consumo, los hábitos y los estilos de vida. Así pues, podemos definir el estilo de vida como: Conjunto de comportamientos compartidos por un grupo social, en un tiempo histórico determinado y en íntima conexión con las formas, condiciones de vida y patrones culturales de dicho grupo social. Los estilos de vida se caracterizan por: – Ser modificables por el propio individuo. – Pueden adquirirse de forma automática, socialización. Cuando el individuo trata de modificar su conducta a favor de comportamientos más saludables, el entorno, con sus aspectos físicos, sociales, económicos y culturales, puede ser un elemento favorecedor o entorpecedor del cambio. Algunos elementos de la vida diaria que intervienen sobre nuestra salud son: – Alimentación, dieta. – Ejercicio, actividad física. – Descanso, sueño. – Consumo de sustancias tóxicas: tabaco, alcohol y otras drogas. – Limpieza y aseo. – Manipulación de alimentos. – Comportamiento sexual. – Conducción de vehículos. – Relaciones interpersonales, comportamiento social, violencia. – Ocio y aficiones. – Estrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario